loco mauro aladro toli morillaMauro busca, indaga en su pasado de un brochazo, con todas la heridas abiertas a un mismo tiempo, rechazando el olvido, hurgando entre los diferentes hilos de los hechos que, casi por azar, han ido configurando su actual estado de crisis permanente.

En la canción «LosIdiotas» reverberan otros pensamientos de Mauro entre el cielo y la tierra, «… casa, coche y un plan de pensiones. Era eso la vida ¿No?» Robinsón perdido entre el devenir de lo material y la necesidad perentoria de seguir sus más profundas intuiciones hasta el final.

Elías Veiga, echa una mano a este idiota que necesita inspirarse en lo que ve o lee. ¿Cuánto hay de Morilla y de Veiga en la letra? Todo. Una lectura, un interpretación, una adaptación. La misma experiencia

Si y no, esa es la respuesta. ¿Cuál es el precio del sí? ¿Cuánto nos cuesta el no?

Déxovos esti documentu sonoru de Mánfer recitando’l so poema «Nueche d’insomniu» cuando’l 9 de xineru de 2004 estrené’l espectàculu homónimu nel teatru Xovellanos de Xixón.

Escúchalu:

Mánfer vino al teatru xunto a Carlota Estrada, la so musa, como él dicía,  coles ganes y la ilusión d’un escolín de 85 años, anque ya marcau pola enfermedá que lu llevó d’esti mundu, a dalo too.

Animábame cuando-y contaba’l proyectu y les coses poníense difíciles pa llevar p’alantre tola producción del espectáculu y l’estrés facía de les suyes.

Foi un puntu d’apoyu fundamental y siempre guardo nel caxón de la memoria les sos palabres d’aliendu: «Ta mui bien Toli, nun lo dexes que meréz la pena facelo y conta-y a la xente esta historia de poetes desconocíos falando una llingüa incomprendía, nun paga la pena esmolecese coles torgues que vayan saliendo de cuando en cuando…»

Y vaya si mereció la pena. Depués de cada estrenu, fixieramos 12 representaciones n’otros tantos teatros per toa Asturies, sentíme un home enteru y satisfechu cola mirada y el coral puestos na llabor de tresmitir y non na busca de l’ésitu y esa foi una de les llecciones que enxamás podré escaecer. Una vegada más un abrazu fondu y agradecíu.