Estudio CerveceríaEste jueves 17 tenemos concierto en el Estudio Cervecería de mi amigo Esteban Rodriguez.

Un pequeño local, en el centro del bario del Carmen de Xixón, que él mismo diseñó en el bajo que antes utilizaba como estudio de decoración de interiores. Todo esto se lo debe a Bill Gates o a Steve Jobs, al menos en parte. La informatización de su actividad y la reducción solvente de espacio le llevó a trasladar el trabajo a casa y a tomar cervezas con amigos y clientes donde antes recibía a esos y otros amigos y clientes. Es un hombre inquieto. Así, me comentó la posibilidad de cerrar la temporada de conciertos en su refugio y así llegamos a esta situación. El pulpo y el ribeiro de Bar Galicia pusieron la firma en el contrato.

«¿Que formación vas a traer? Un trío, siempre voy en trío, como mínimo -le digo intentando aparentar seguridad.

Ah! Qué bien. ¿Y qué instrumentos toca el  trío? – pregunta  curioso.

Guitarra, armónica y voz – le contesto sujetando una carcajada.

Eeeh, ¿pero quiénes son, los conozco? – sigue indagando.

Si, estas hablando con los tres.»

Ilustra esta anécdota de músicos, repetida a lo largo de los años, lo que vamos a hacer el próximo jueves a las 21:30 en la casa de un amigo que esta abierta a todos los que queráis pasar un rato con nosotros.

Salud a todos. Keep on Bobbing!

Tuvimos el finde pasáu en Xedré. Belén Antón y Chos los compañeros de viaxe. Una selmana enantes ensayaba con Belén nel salón de la so casa. Coyí d’un artu una flor, Al pasar per el puertu o Yendo camín de La Pola, yeren dellos cantares. A 23 quilómetros de Cangas (Narcea) na Casa Funsiquín sonaron ente’l folroc de les versiones de B. Dylan.

La nueche bayurosa del oeste, enllena de xela y xirada, dexónos dos hores d’alcuentru ente músiques y formes qu’a naide nunca nun se-y ocurrió pensar que podíen mecese xuntes, nuna nueche tan fría, con tantu calor.

Al alborecer perdí de vista les coses que llenaben l’habitación y a les dos menos cuarto reconocí l’armariu contra’l que me diera un cabezazu.

Esperaba’l menú: Fideua de mariscu. Cachopu de xata roxa. Xeláu de limón y castañes. Café de pota. Facéime casu, pasa-y per ellí.

Esta ye la vista dende’l comedor de Casa Funsiquín