Pensar

Pensar ni consuela ni hace feliz. Pensar se arrastra lánguidamente como una perversión. Pensar se repite con aplicación sobre un teatro; pensar se echa de golpe fuera del cubilete de los dados. Y cuando el azar, el teatro y la perversión entran en resonancia, cuando el azar quiere que haya esta resonancia, entonces el pensamiento es un trance y entonces vale la pena pensar.

Michel Foucault

Aunque las citas suelen ser puntos de vista o de fuga y casi siempre tienen otra en oposición, ésta es tan lúcida que merece la pena no pensar sobre ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *