«Tras su presentación en el Salón del Libro Iberoamericano 2011, el poeta Miguel Rojo ha querido desgranar los entresijos de su nuevo poemario bilingüe ‘El Paseu-El Paseo’ en un marco por él considerado emblemático y familiar. Se trata del gijonés Café Trisquel, donde, acompañado de la voz y la guitarra de Toli Morilla, hizo una lectura y explicó los temas que le inspiran»…

…»Y amigos son, cómo no, Toli Morilla, que fue improvisando melodías para acabar interpretando un tema de Bob Dylan y otro, inédito, resultado de poner música al poema ‘Tres perros’, de Rojo; los editores del libro, bajo el sello de Seronda, Paco Álvarez y Laura Tuero, que estuvieron acompañados de Alfonso García y Marian Bango, responsables de la editorial japonesista Satori; y los propietarios del Trisquel, los hermanos Ramón, Silvia y Deli, que desde hace 29 años vienen promoviendo lo que han dado en llamar ‘cultura no subvencionada’. Un saco en el que caben presentaciones de libros, pequeñas obras de teatro, espectáculos de magia, monólogos y conciertos, como el del grupo Felpeyu, que se anuncia para el próximo jueves 9 de febrero de 2012″…

Crónica de la presentación del llibru El Paséu de Miguel Rojo:

Edita: Ediciones Seronda

Patrocinó: Café Triquel

 

L’Academia de la Llingua Asturiana espublizó apocayá’l númberu 28 de “Lliteratura. Revista Lliteraria Asturiana”. Nel númberu asoleyen les mios adautaciones de Bob Dylan («Otru café más», «Sara», «Llamando a les puertes del cielu», «La finca de Mari» y «L’home qu’hai en mi»).

Na publicación, dirixida por Xosé Bolado, cuerre la parte narrativa d’esti númberu al cargu de José Luis Rendueles, col rellatu «Lentu». Roblen la estaya de poesía Lauren García («Asturies Madrid», «San Fermín» y «San Emiliano»), Héctor Pérez Iglesias («El ríu rinchó como la exa») y Lurdes Álvarez («Ehí vas», «Versión d’un día», «De mano en mano agua» y «Éxodu»). Siguen darréu una entrevista de Mª Paz Fonticiella a Montserrat Garnacho; un ensayu de Vicente García Oliva («Lliteratura versus política o l’últimu intentu fallíu») y traducciones d’Antón García («Diecinueve poetes norteamericanos del sieglu XX») La revista zárrase cola crítica de Luz Pichel títulada «A propósitu d’Arroz, agua y maíz de Berta Piñán» y “La mio fía cásase” d’Inaciu Galán, premiáu col Pepe Campo de monólogu de la Sociedá d’Humanitarios de Morea en 2010.

 

Mañana 27 d’ochobre el programa de Carles Francino en la SER «Hoy por hoy» va facese dende Xixón.Interesaos por l’últimu discu qu’asoleyé «Diez cantares de Bob Dylan n’asturianu» van faceme una entrevista y voi cantar en directo ún de los cantares del CD sobre les 10:30 de la mañana.

TM

Me empieza a asustar el malestar que últimamente me producen las instituciones.

Parece que el marketing salvaje supere con mucho al compromiso. Con las luchas de poder, la utilización del erario público para la promoción personal se percibe como anclada en el deseo de destacar y medrar y no en el de crear verdaderos mecanismos de desarrollo de los activos propios, recurriendo siempre al «si nos valoran desde afuera elevaremos nuestra autoestima». Se me enciende un triquitraque en las tripas que ando últimamente descompuesto. Lejos de lo escatológico se me va descomponiendo poco a poco el alma. Es algo obvio que la valoración empieza por uno mismo y que invertir en los valores propios siempre dará los mejores resultados y que aunque estos no sean lo más «cool», al menos tendremos una verdad que contar y que desarrollar y que será sin duda la mejor nave para navegar en el macrocosmos cultural.

Da la sensación de que las campañas de promoción en cualquier ámbito son un fin en si mismas y lo que se valora es el éxito de la campaña en si y no el resultado positivo o negativo de aquello para lo que fueron creadas.
La información circula a una velocidad cercana a la de la luz pero la luz es lo que falta.
Estos días de verano, que siempre fueron un tiempo de descanso y reflexión ,se están convirtiendo en la peor crónica de un descalabro anunciado. Poco podemos hacer los francotiradores de la palabra, poco pueden hacer los damnificados por los errores de los que deberían darnos, legitimamente, la mejor gestión. Así parece, que lo único que queda es poner nuestro culo a salvo y resistir como paisanos ante el bochornoso espectáculo que nos ofrece la política cultural más cercana, que parece imbuida por el deseo egomaniaco, la pompa, el despilfarro y un progresivo, quizá continuo, alejamiento de la realidad de los que deberían ser protagonistas y actores principales de la comedia o el drama. La desconfianza, la desidia y hasta la baja autoestima campan a sus anchas en el patio de comedias: Se buscan nuevos directores de escena.

http://bit.ly/9UIoan