Love-in-its-anatomical-connections¿Cómo hablar del dolor? Otra vez, la enésima vez, sin caer en lo obvio, sin utilizar las palabras que definen el sentimiento que todas las personas tienen al menos una vez en la vida, el desengaño amoroso. No tiene buena prensa, la gente se ríe cuando no les ocurre a ellos o cuando alguien parece incapaz de resolverlo. Ahora sabemos más pero no por ello sentimos menos. Hace poco caminaba por el barrio de Cimavilla en Xixón, a la hora en la que se juntan las copas con la música y los garitos con las drogas ilegales, absorto en la letra y la forma de terminar esta canción. La mutilación me sonó exagerada, en un primer momento, asociada al agente o la causa: el amor; creando una contradicción conceptual, un extraño oxímoron, una paradoja o como se quiera; es tal el valor y la grandeza que atribuimos a este sentimiento sin el que no podemos vivir y no es una tontería, que la combinación (amor/mutilación) se me resistía como solución literaria para una canción. Ahora, quizá, no estén «bien vistas» las canciones que hablan del desamor o mejor dicho: las palabras clásicas que definen ese estado rechinan en nuestras mentes «modérnicas» y es posible que tengamos cierta incapacidad para utilizar otras nuevas con las que definir lo de siempre, el abandono, el vacío, el cuelgue, el pánico, la soledad extrema o la rabia y todo eso que provoca la separación de una persona; un largo etcétera, sensaciones experimentadas en la mente que exigen un alto rendimiento a la razón. De sexo ni hablamos.

Convencido ya de que estaba fuera de lugar en el barrio y en la movida nocturna, detrás de mí, en la calle Vicaría, cuatro o cinco chicas con tacones para comérselo todo y como complemento bolsas de supermercado medio vacías, discutían a gritos sobre algún hecho reciente que las hizo cambiar de escenario caminando de prisa sobre los adoquines. El tema eran los tíos, los chicos. Es fácil deducir la conversación en la que cada una tenía un punto de vista diferente sobre «ellos». Cerca del Bola 8 ya me habían adelantado y tampoco se ponían de acuerdo para entrar. La división en el grupo se definió cuando la que aparentaba más años dijo antes de la deserción: «No tías, es que los tíos cuando se enamoran se vuelven gilipollas.» – Les pasará a ellas también ¿será como una lobotomía? – sugerí en silencio, resolviendo el problema literario de la canción, aceptando sin reservas el maridaje entre la mutilación y el amor.

Simplemente es una anécdota, la realidad es la dificultad para retomar el amor, la mutilación de una parte importante de esa expresión natural compensada, quizá, por la empatía, pero me ayudó a quitarle hierro al asunto y pensar que sólo era una canción, que el dolor seguiría su curso, que la vida opera por encima de nosotros, o al menos por encima de mí, y que cada uno la vive como puede según la forma de tramitar sus sentimientos, equivocada o no, pero que de alguna forma también estamos inmersos, o al menos yo lo estoy, en un constante proceso de cambio por el aprendizaje, la experiencia o las hostias. Solo necesitaba terminar otra canción, no me pregunten más.

tenis de mesaEl capítulo dos del proyecto La Pasión según Mauro Aladro ya se puede leer en el blog del suplemento Culturas del diario El Comercio. La canción homónima se puede escuchar también en el heterónimo y citado blog que voy construyendo cómo un reto, bueno dos; las canciones están bastante más definidas que los textos, los relatos aún no existen, por el momento fui capaz de ordenar tres como capítulos cero, uno y dos. Es decir, que cada quince días tengo que tener ordenado un relato y por otro lado terminar y grabar una canción. Intento llevar mi ritmo, me gusta hacerlo así, como decía el poeta muerto exhumado.

Hoy fui a recoger un bajo Hofner como el que tocaba McCartney con The Beatles en los tiempos del rock ‘n’ roll, ese con forma de violín sin efes , de hecho, tiene una caja algo más grande que la de una viola. parece ser un 500/1 de 1963. Mi amigo Héctor Currás, que vive en Proaza, lo consiguió de forma rocambolesca, sin esperarlo, fue un regalo que después le quisieron quitar pero el dijo eso de Santa Rita y se olvidó del asunto; también le gusta ir a su ritmo. Como me destrozaron el coche en la calle, lo típico, borracho y puesto hasta las cejas, el tío me lo dejó como a Julian y compañía, vale, siniestro total. ¿A qué viene esto? Pues, que Belén me dejó su coche para ir a por el Hofner y al final me enrrollé más de la cuenta. Cuando me llamó por última vez, un poco quemada, me dijo: «Nada, nada, a tu ritmo»

Y recordé otra vez al poeta muerto exhumado y pensé  que lo que no dice la afirmación sobre lo de buscar el propio ritmo es que a veces podemos tocar los cojones a los demás con nuestro puto ritmo. De todas formas yo sigo con el mio, en la medida de lo posible.

La próxima entrega de LPSMA será el sábado 27, estoy usando el bajo de Héctor en la grabación. Canción y relato se llamarán «Aquella luz»

Casa abandonada 1El nuevo proyecto musical y literario, que empezó el pasado 15 de junio en el suplemento Culturas del diario El Comercio, con el ostentoso título de «La pasión según…» es una aventura, como cada uno de los discos anteriores, pero esta vez me atrevo a incluir una serie de relatos que iré dando a conocer y que formarán parte del próximo disco + libro, si todo termina bien. El trabajo podrá leerse y escucharse en el blog personal que El Comercio tiene habilitado en su edición digital, por el momento esta publicado el capítulo cero.
http://blog.elcomercio.es/la-pasion-segun-mauro-aladro/2013/06/15/capitulo-cero/

 La próxima entrega con el título «La derrota» llevara una canción asociada: «Stalingrado»

72 cumpleaños de Bob Dylan

Cartel avilés ciudad dylanita 2013

Bob Dylan cumple 72 años, y regresa a Avilés esta celebración que se ha convertido en un clásico de primavera. Veremos conciertos, charlas y cine, todo sobre la vida de este genio que ya se ha convertido en mito.
Este año se cumple el 40 Aniversario del estreno de la película PAT GARRET Y BILLY THE KID, donde Bob Dylan debuta como actor y compositor de una banda sonora original, y este será el eje central de este 72 cumpleaños de Bob Dylan en Avilés.

22 de mayo
13:00h am
Concierto/Charla: “Dylan a través de sus canciones”
Lugar: Instituto Carreño Miranda. Salón de actos.
Música sobre proyecciones
Eduardo Herrero “The Highlights”
Toli Morilla
21:00h. Concierto
Bar Moclin. “Dylan por los 4 costados”
Eduardo Herrero “The Hghlights”-

23 de mayo
12:30-Bulevar Dylanita. Música & Graffitis
Lugar: Plaza de España
Edu Vazquez
Eduardo Herrero “The Highlights”
Toli Morilla

Habrá un grupo de graffiteros en la Pza. de España:
Medellia Gray
Sheila Montes García.
Moises Menedez Molina
Dharman Gil.

20:00h-Proyección peli PAT GARRET Y BILLY THE KID
Presentación y charla previa:
Gonzalo Suárez (Director de cine)
Jesús Ordovás (Periodista)

24 de mayo
Concierto en la Casa de Cultura
Stormy Mondays
Eduardo Herrero “The Highlights”
Edu Vazquez
Toli Morilla
Carlos Martagón y Jhonny Penicilina
Pete y Pat
Pilgrim Rose
Coro Contracanto
Michael Lee Wolfe

Entradas a la venta para la proyección de la película (jueves) y el concierto (viernes) en la Casa de Cultura, Don Floro, Discos Elepé y Cajastur/Tiquexpress
Con esta entrada tienes acceso al concierto y proyección de la película.
Anticipadas: 8€
Taquilla: 10€
A la venta en: Don Floro y discos Elepé, Avilés.

Para asistir solo a la película: 3€. A la venta solo el JUEVES dia de la proyección. De venta solo en la taquilla de la Casa de Cultura.